Golpeados, pero jamás derrotados

A un año de la pandemia en Estruendomudo

Nuestros compañeros editores y libreros estarán de acuerdo en que el sector del libro en el Perú es un ecosistema pequeño y frágil que en sí mismo es ya un esfuerzo de supervivencia día a día. Si a eso le sumas una pandemia que deriva en el cierre de tiendas, postergación de proyectos, decesos económicos, el panorama no es nada alentador.

Desde el inicio de la crisis por la propagación de la Covid-19 en Perú, en marzo del 2020, hasta ahora, marzo del 2021, podemos decir que en Estruendomudo, tanto en editorial como librería, tenemos buenas y malas noticias.

Entre las malas, como a tantas otras editoriales, incluso las grandes, nos tocó postergar publicaciones sin fecha determinada. Esto deviene en un plan editorial en incertidumbre, eventos truncos y proyecciones económicas sin cumplir. La pregunta que ha rondado por mucho tiempo en este campo es, ¿podremos costear la publicación de este libro dentro de un mes? ¿dentro de dos meses? Es como andar a ciegas en un mercado de apuestas, y eso, por supuesto, conlleva una cadena de incertidumbre que alcanza no solo al equipo editorial de la empresa, sino a los autores, ilustradores y artistas detrás de un libro. Además, nos hemos visto obligados a prescindir de personal, hemos cerrado oficinas y, tal vez el golpe más duro, es que este año nos despedimos de nuestra tienda del CC Real Plaza Puruchuco por falta de ventas, hasta el próximo aviso.

Sin embargo, también están las buenas noticias. Debido al cierre de tiendas físicas por cuarentena, tuvimos que enfocarnos en el mercado digital, y afortunadamente tuvimos la capacidad de crear una página web completa con e-commerce integrado, un elemento que hasta ahora nos ha permitido mantener ingresos que, aunque no son comparables a los de las tiendas físicas, nos permiten continuar en el juego. Además, como personal nos hemos capacitado en el uso de herramientas digitales para mantener y fortalecer nuestra presencia en redes mediante el uso de nuevas redes sociales, piezas más creativas, etc. Eso, al mismo tiempo, fortalece nuestra relación con los lectores y clientes en general, pues si bien la cercanía física entre autores/editores/lectores es importante para generar interés, siempre hay formas de no romper esa magia que rodea la relación entre lectores y libros, incluso por medio de una pantalla.

Otra ayuda que nos permite seguir en pie es la vigencia de los Estímulos Económicos del Ministerio de Cultura. En el 2020 ganamos el Concurso Nacional de Proyectos para la Comercialización y Difusión de Libros Peruanos Bibliodiversos realizada por Librerías, lo cual nos permitirá aumentar las ventas a través de un club de lectura que lanzaremos este abril. Y hemos dicho “ayuda”, pero lo cierto es que estas acciones por parte de nuestras autoridades en Cultura deben ser una responsabilidad constante de su parte por mantener saludable el sector editorial.

Y así es como vamos. La situación nos presiona a pensar en proyectos editoriales de mayor potencial comercial y a crear estrategias de ventas más creativas. En muchos campos estamos golpeados, pero nunca, nunca, derrotados.

0
Open chat
¿Tienes consultas?
Powered by